Custom Bg
La Relajación
El antídoto perfecto contra el estrés

 La tensión se acumula en los músculos y si no es liberada empieza a quedarse en el cuerpo, como si tuviera derecho a estar en él. Luego hacemos más grave el caso, ignorándola y permitiendo que se acumule. La tensión en hombros, cuello, mandíbula, manos, rostro, estómago, el dolor de cabeza, la taquicardia y la indigestión ¡son sólo el comienzo!

Con el tiempo, el agotamiento y el cansancio llevan a la ineficiencia. “Prevenir es mejor que curar” es un viejo refrán que en este caso puede ser muy cierto. Aprender una simple técnica para producir la respuesta de relajación puede equilibrar todo el sistema y volverlo más eficiente.

Aunque la relajación es un obvio y perfecto antídoto contra el stress, puede suceder que la prevención no siempre sea mejor que la cura, ya que, para algunas personas, es necesario experimentar la profundidad del dolor y la desesperación, y ser impulsadas hasta la enésima potencia del trauma físico, mental y emocional antes de producir un cambio, y aún así pueden elegir no cambiar en absoluto.

Sin embargo, la relajación es un bondadoso arte que le permite ser responsable de usted mismo todo el tiempo -sin manipulación, sin obstrucción de los sentidos, sin lavado de cerebro-, una simple depuración de la mente para producir un profundo estado de tranquila agudeza mental que rejuvenece y normaliza la función del sistema nervioso central. Se lo podría llamar “higiene mental”. Se desarrolla la sabiduría interior, de modo que tiene lugar un aprendizaje no programado, más allá de toda expectativa.
Cuando superamos nuestra estrecha y fragmentada visión, que consiste sólo en el deseo de superar la aflicción, la incapacidad o la enfermedad, nos abrimos a la posibilidad de experimentar lo hasta ahora no experimentado y así es como tiene lugar el aprendizaje con desarrollo, expansión y una conciencia interior de lo que nos rodea.

Los cinco sentidos juegan su rol en el mundo físico. El sexto sentido -la intuición, o conocimiento desde el interior- se desarrolla en la relajación profunda, y es una sabiduría innata. Nuestra verdadera naturaleza es ser altamente creativos, pero ingenuamente nos limitamos a nosotros mismos, a través de la falta de confianza.