Custom Bg
Qué es una crisis asmática?
Cómo actuar durante la aparición de una crisis asmática

 Los ataques de asma son frecuentes y pueden ocurrir en cualquier momento del día. El individuo de improviso es presa de una sensación de constricción torácica creciente; su respiración se hace dificultosa e interrumpida por una tos seca y rabiosa y la dificultad respiratoria se convierte en una auténtica ansia de aire.

La expresión de la cara es de angustia, y la piel está empapada de un sudor frío. Cada palabra, cada movimiento le cuesta gran esfuerzo y lo más difícil es expulsar el aire.
Sus movimientos respiratorios están acompañados de un concierto de ruidos y silbidos que se pueden oír a algunos metros de distancia. El estado psíquico es de ansiedad y nerviosismo.
Esta situación puede durar algunas horas, un día o más, siendo necesaria a veces la intervención de un médico. La espiración se hace incompleta, lenta y penosa, permaneciendo el tórax dilatado y elevado.

Al ceder la crisis, la respiración se va haciendo cada vez más ágil y el relajarse produce gran alivio.
Entre un ataque y otro es característico el estado de bienestar.

A veces la crisis asmática es tan violenta que lleva a fracturas de costilla o neumotórax espontáneo. Si la crisis asmática se prolonga, el corazón y los pulmones pueden sufrir una grave sintomatología. A veces aparecen la tos y catarro entre un ataque y otro, y la bronquitis se hacen más frecuentes.
Durante la crisis lo más importante es la calma y el control de uno mismo ya que el miedo invade fuertemente al asmático.